ALERGIA ALIMENTARIA INSTITUTO DEL NIÑO

¿QUÉ ES LA ALERGIA ALIMENTARIA?

Los alimentos son sustancias ajenas a nuestro organismo que no sólo nos proporcionan nutrientes necesarios, sino también satisfacción y sensaciones gratificantes. La respuesta normal de nuestro sistema inmunitario frente a los alimentos se denomina “tolerancia”. Cuando esta respuesta  está alterada frente a algún alimento(a sus proteínas), ya sea a través de la ingesta, contacto o inhalación, se genera la alergia alimentaria, en pacientes genéticamente predispuestos. Los mecanismos inmunológicos son varios, el más conocido y frecuente  es el mediado por un anticuerpo, la inmunoglobulina E (IgE), que produce reacciones inmediatas, en las 2 primeras horas del contacto. Además pueden desarrollarse reacciones tardías, mediadas por células, como así también mixtas (IgE y celulares).

¿ES FRECUENTE LA ALERGIA A ALIMENTOS?

La alergia alimentaria es un importante problema de salud a nivel mundial debido al constante aumento en la incidencia, aunque sólo se confirma, con estudios alergológicos completos, un tercio de la sospecha. La prevalencia es de alrededor del 3,5  % de la población general, siendo más común en niños menores de 3 años en los que llega al  8 %.

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES ALIMENTOS QUE PRODUCEN ALERGIA?

Los alimentos que con mayor frecuencia inducen reacciones alérgicas son leche de vaca, huevo de gallina, trigo, soja, pescados, mariscos, frutos secos y maní, siendo los 4 primeros más frecuentes en la edad pediátrica.

La leche de vaca, en primer lugar, y el huevo, son los más numerosos en los niños de nuestro medio debido al alto consumo. La mayoría desarrolla tolerancia a lo largo de la infancia por lo cual es infrecuente la alergia a estos alimentos en la edad adulta.

¿CÓMO SE MANIFIESTA LA  ALERGIA ALIMENTARIA?

Las formas de presentación son variadas, dependiendo del mecanismo inmunológico involucrado, del grado de sensibilización y de la cantidad ingerida del alimento.

Los síntomas y signos pueden ser inmediatos (desde minutos hasta 2 horas del contacto) como urticaria, hinchazón de párpados, labios, lengua, picazón, rinitis, tos, dolor abdominal, vómitos, diarrea de inicio brusco, y más graves con broncoespasmo, hipotensión arterial, shock y edema de glotis desarrollando anafilaxia y poniendo en peligro la vida del paciente.También puede presentarse con manifestaciones tardías (luego de las 2 horas hasta varios días del contacto), siendo más frecuentes las digestivas como dolor abdominal tipo cólico, diarrea con moco y sangre, vómitos, síntomas similares al reflujo gastroesofágico y cutáneas como eczema o dermatitis atópica.

 

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA LA ALERGIA ALIMENTARIA?

Ante la sospecha de esta patología, luego de una exhaustiva historia clínica y examen físico, el médico especialista definirá cuáles serán los métodos de diagnóstico acertados para arribar al diagnóstico de certeza.

Si el mecanismo inmunológico involucrado es el mediado por los anticuerpos IgE se solicita el dosaje de estos anticuerpos específicos en sangre o se realizan pruebas cutáneas, Prick tests con el alimento en el antebrazo del paciente. Si presentó reacciones tardías la aplicación de Parches con alimentos en el dorso del individuo puede ser de utilidad. Para confirmar el diagnóstico, la Prueba de Provocación administrando el alimento, es confirmatorio aunque puede ser riesgosa, debiendo hacerse bajo supervisión médica.

¿CUÁL ES EL PRONÓSTICO DE LA ALERGIA ALIMENTARIA?

En su mayoría, este  tipo de alergia es una situación transitoria. La evolución de las pruebas  cutáneas y del valor de la IgE específica en sangre es  muy útil para el seguimiento y pronóstico de estos niños.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO DE ESTA ALERGIA?

La dieta de exclusión total es el pilar fundamental en el tratamiento, teniendo en cuenta las fuentes ocultas leyendo correctamente las etiquetas de los alimentos, las contaminaciones y las probables reacciones cruzadas. Prevenir, no sólo la ingesta, sino también el contacto cutáneo e inhalatorio.

En el caso de alimentación con pecho materno, la mamá debe hacer igualmente esta exclusión.

Las dietas de eliminación deben ser nutricionalmente seguras y adecuadas, en especial en el primer año de vida, evaluando en forma continua el crecimiento, desarrollo y estado nutricional del niño.

También la familia y el paciente, si la edad lo permite, deben ser instruidos por su médico, sobre el reconocimiento y manejo de las reacciones adversas al contacto con el alimento.

Dra. María Eugenia Gervasoni

Médica Pediatra Especialista en Alergia e Inmunología Infantil

Directora del Comité Nacional de Reacciones Adversas a alimentos y aditivos alimentarios de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica.